DOS TANGOS AL ESTILO DE LOS CROSIGNANI.-

Rubén con sus jóvenes 90 años, le da vida al bandoneón cada vez que lo abre y cierra, desplegando un perfume de tango imposible de resistir en los cuerpos de los bailarines, las piernas piden acción y los oídos atentos, comienzan a mandar al cerebro las ondas mágicas de la melodía quejosa, alegre y evocativa, de los mejores tiempos del arrabal.- René, 84 años, con una voz impecable, distintiva de todas las épocas, de aquellas, la de las pistas cerradas con arpillera y los faroles sol de noche, después las del grupo electrógeno (motor de un tractor a varios metros de la pista, que brindaba energía para los equipos), más tarde con la tecnología del micrófono inhalambrico y equipos que sonaban en “Estéreo”, esa voz que en la pista de Cooke, La Cuadrada, La Redonda, La Marcianita, De Colonia Vazquez, de La Clarita, La Porteñita y tantas otras, fué el motivo de la declaración de amor de muchos hacia esas hermosas mujeres de la milonga, esa voz, que enternecía la mirada de las madres, cuando algún vals sentimental se escuchaba en el ambiente, esa voz que soltando la letra de una milonga, alentaba a los más audaces bailarines de aquel tiempo a realizar figuras coreográficas novedosas, como una corrida, un traspié o una sentada, esa es y sigue siendo la voz vigente del Tango.- Y Roberto Labella, guitarrista de los buenos, avezado en lo musical ,enriquecido en lo técnico y bondadoso cuando lo convocan para estar con los grandes y los novatos músicos.- Ellos fueron reconocidos por cumplir nada más y nada menos que 67 AÑOS CON EL TANGO.- Merecido reconocimiento de decenas de amigos que colmaron al Peña Don López, para agradecerles lo que se brindaron por la cultura en la música que nos identifica a los argentinos.- Gracias Rubén, gracias René, mil veces gracias… un gran abrazo.- Jorge Silva-Fabián Gonzalez.-